05 diciembre 2010

VAMOS DE CONSEJOS PARA LOS PAPÁS Y MAMÁS...

Queremos hoy aprovechar los consejos pedagógicos en el apartado..Solo hijos.Gracias por compartirlo.

"Muchas veces habéis pensado que vuestro hijo es demasiado inquieto para su edad, es desobediente, nunca os escucha, no se entera de lo que le decís, no permanece quieto ni un segundo y siempre está cambiando de actividad sin terminar lo que empieza. Además, en el colegio sus profesores os han confirmado el mismo malestar con el añadido de su dificultad para relacionarse con sus compañeros y, tal vez, un retraso escolar con respecto a los otros niños.
Para detectar si tu hijo es hiperactivo observad si manifiesta con frecuencia las siguientes conductas":
  • Su comportamiento es infantil para su edad, excesivamente inquieto y dependiente; más propio de un niño de menor edad.
  • Le cuesta concentrarse, no mantiene la atención cuando es necesario.
  • Es desorganizado y suele hacer los trabajos con una baja calidad.
  • Frecuentemente deja los trabajos sin terminar o interrumpe los juegos.
  • Está continuamente levantándose cuando debía estar sentado, por ejemplo, en la clase o a la hora de comer.
  • Es muy impulsivo, hace las cosas sin meditarlas previamente.
  • Mueve mucho las manos y los pies.
  • Suele interrumpir a los demás cuando están hablando o realizando alguna actividad.
  • Siempre está corriendo y saltando, como si tuviera un motor en marcha.
  • Le cuesta relacionarse con otros niños debido a que siempre está cambiando de juego, no respeta los turnos y no sigue las reglas del grupo.
  • A menudo pierde cosas o las olvida.
  • Es desobediente y su comportamiento provoca las quejas de sus profesores.
¿Qué podéis hacer desde casa?
  • El hogar es el lugar donde realmente se puede combatir la hiperactividad. Por un lado, porque de poco servirá que vuestro hijo acuda a un especialista si después lo que aprende allí no se pone en práctica dentro de casa y, por otro lado, porque la actitud familiar ante la hiperactividad y el estilo educativo contribuyen enormemente tanto a atajar el problema como a mantenerlo o aumentarlo.
  • Estableced unas normas que seguir en el hogar, definiendo claramente los límites. Es importante que haya consenso entre los padres.
  • Ofrecer a vuestro hijo información sobre sus conductas (feedback) que le permita evaluar su actuación.
  • Siempre que actúe de forma correcta reforzadle positivamente. Un refuerzo no tiene porque ser un premio material, basta con un beso o una alabanza. Si le castigáis no olvidéis que el castigo nunca debe ser físico y que este por si solo no sirve de nada, siempre se debe enseñar la conducta alternativa (cómo debía haber actuado).
  • No le pongáis etiquetas. Si está oyendo continuamente que "es un desastre" cada vez actuará más como tal y además su autoimagen se verá mermada, lo que contribuirá a la baja autoestima y la depresión.
  • Mantened expectativas positivas. Con vuestra ayuda vuestro hijo es capaz de superarlo todo. Si vosotros pensáis así él también lo hará, su motivación aumentará y será más capaz de enfrentarse a sus problemas.
  • Es importante dar al niño una serie de instrucciones pequeñas y marcadas que le guíen para realizar una tarea concreta correctamente. Al seguir estos pasos siempre que tiene que realizar una actividad consigue grandes mejoras ya que aprende a organizar la tarea, lo que evita en gran medida la distracción y le ayuda a centrarse.
Esther García Schm
 Pedagoga

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada